Autor: Alicia Avil茅s Pozo
28 junio, 2022

Aunque la normativa avanza y la libertad de identidad de g茅nero cada vez es menos cuestionable, las personas trans todav铆a se enfrentan cada d铆a a enormes obst谩culos. Recogemos el testimonio de dos j贸venes que est谩n realizando la transici贸n de g茅nero y ofrecemos algunas cifras y recomendaciones en este D铆a del Orgullo LGTBI+.

Hugo tiene 26 a帽os y desvel贸 en un post de Instagram que era de g茅nero no binario y prefer铆a que utilizaran con 茅l pronombres masculinos. Hasta entonces, y desde el instituto, sus amigos y amigas ya sab铆an ese 鈥渟ecreto a voces鈥 pero lo suyo ha sido un proceso dif铆cil donde ha sufrido discriminaci贸n y 鈥渕ucho dolor鈥. Ahora quiere iniciar una transici贸n f铆sica que 鈥渘o es nada f谩cil鈥 pero espera completarla con el tiempo, cuando adquiera su total independencia. Su mejor amiga no asumi贸 esa confirmaci贸n de su identidad y le retir贸 la palabra reproch谩ndole que supon铆a 鈥渦na traici贸n al g茅nero鈥. Contra ese obst谩culo y otros parecidos ha tenido que lidiar, aunque reconoce que en la universidad y en los trabajos que ha tenido todo ha sido m谩s f谩cil. Es elocuente, valiente y lo tiene claro.

鈥淒urante toda mi vida hab铆a algo que no encajaba, descubrirlo fue un alivio, entender que no ten铆a que quedarme dentro del marco que me hab铆an impuesto fue una liberaci贸n. Empec茅 a ser m谩s yo que nunca, volv铆 a ser quien era antes de ir al insti, volv铆 a ser libre y dej茅 de jugar dentro de mi habitaci贸n a ser otra persona y a serlo tambi茅n fuera de casa鈥, escribi贸 en esa red social.

El de Hugo es un ejemplo de c贸mo la mayor铆a de los menores se sigue identificado con el g茅nero autodeterminado y no con el asignado al nacer cuando transicionan hacia la adolescencia. As铆 lo desvela el primer estudio longitudinal sobre la infancia trans publicado por investigadoras de la Universidad de Princeton. Seg煤n recogi贸 Newtral en un art铆culo, para este informe se acompa帽贸 a 317 menores durante cinco a帽os desde el momento en el que comenzaron su transici贸n. La mayor铆a mantuvo su decisi贸n.

驴Y la educaci贸n no formal?

Eso pese a que la educaci贸n no lo pone f谩cil todav铆a en Espa帽a. Los centros educativos, p煤blicos, concertados y privados, disponen de un protocolo para alumnado trans elaborado por las administraciones auton贸micas y que ahora deben adaptar a la nueva ley estatal. En esos programas est谩n garantizados, sobre el papel, los derechos de los menores en cuanto a la libertad afectivo-sexual e identidad de g茅nero. En la mayor铆a de los casos se cumple. Hay avances. Pero no sucede lo mismo en la educaci贸n no formal, es decir, en aquellas actividades, metodolog铆as y disciplinas que forman parte de la educaci贸n integral y suponen un importante proceso de socializaci贸n.

Un ejemplo es la investigaci贸n 鈥淧ersonas trans y educaci贸n no formal鈥 realizada por Isidro Garc铆a Nieto, Lorenzo Gonz谩lez Sanagust铆n y Mar铆a Rodr铆guez-Manzaneque para la FELGTB y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Concluye que actualmente los espacios de educaci贸n tanto formal como no formal distan mucho de ser transinclusivos y seguros con las personas trans. 鈥淓sta transfobia social tiene un impacto claro sobre la salud f铆sica y mental de las personas trans. Sirva como ejemplo que el 78% de las personas encuestadas manifestaban sentirse menos felices que el resto del alumnado en este tipo de actividades鈥, precisa el estudio.

Muchas personas trans nunca han acudido a una actividad de educaci贸n no formal (el 25,7% de la muestra de esta investigaci贸n) y no lo han hecho por miedo a sentir rechazo debido a su identidad de g茅nero, ya sea por parte del resto de personas participantes en la actividad (34,3%); por el profesorado o personas que monitorizaban la actividad (24,3%); o porque les daba verg眉enza participar debido a su identidad de g茅nero (31,4%).

Estos miedos no son infundados, ya que el informe tambi茅n precisa que del 74% de personas trans entre 18 y 25 a帽os que s铆 participaron en actividades de educaci贸n no formal (principalmente actividades extraescolares, actividades culturales/deportivas en entidades juveniles o campamentos) manifest贸 haber experimentado situaciones transf贸bicas (51,9%).

De todas ellas cabe destacar en primer lugar que el 62,83% de las personas trans entre 18 y 25 a帽os que participan en actividades de educaci贸n no formal que encuest贸 la FELGTB en 2021, denunciaba que nunca o rara vez se dirig铆an a su persona correctamente seg煤n su identidad de g茅nero y nombre, sino que lo hac铆an respecto a su nombre/g茅nero de asignaci贸n.

Por tanto, si ante una tasa tan alta de experiencias transf贸bicas en los espacios de educaci贸n y con unas 鈥渃onsecuencias tan graves como las identificadas ante la experiencia de un entorno transexcluyente鈥, las personas trans no perciben que su entorno de personas adultas les puede ser de ayuda, 鈥渟e estar谩n agravando las consecuencias para la salud f铆sica y mental de las personas trans m谩s j贸venes que provoca la transfobia social鈥.

Eso lo ha sufrido Daniel. Tiene 23 a帽os. Asegura que a煤n no ha superado lo que tuvo que vivir durante su adolescencia y no est谩 preparado para que lo reconozcan o lo identifiquen. Acaba de terminar Periodismo y est谩 realizando pr谩cticas en un peri贸dico digital de la ciudad donde ahora reside. En este arranque de su vida laboral y previamente en la universidad se cur贸 de 鈥渃asi todo lo malo que me pas贸 en el colegio y el instituto鈥. Se refiere con ello al acoso, discriminaci贸n y falta de apoyos institucionales que sufri贸 desde el inicio de su transici贸n de g茅nero, a los 8 a帽os de edad. Hu茅rfano de padre e hijo 煤nico, tuvo el apoyo de su madre y de dos amigas. 鈥淧ero de nadie m谩s鈥.

“Impotencia y pasividad”

Dice no guardar rencor ni odio pero s铆 鈥渢emores y alg煤n trauma鈥 contra los que lucha con asistencia psicol贸gica. Supone para 茅l un doble estigma, porque 鈥渢ambi茅n la salud mental sigue siendo un tab煤, y para m铆 una cosa ha ido unida a la otra鈥. Es decir, los episodios en los que, como var贸n, se vio obligado a ir al ba帽o de las chicas; en los que recibi贸 insultos por parte de compa帽eros y compa帽eras del instituto; y en los que se vio indefenso ante la 鈥渋mpotencia y pasividad鈥 del profesorado y personal de orientaci贸n, le provocaron una ansiedad casi cr贸nica. Lucha contra ella ahora que su identidad de g茅nero no es algo cuestionable.

Este es uno de los motivos por el que la propia FELGTB considera que educar en diversidad es la mejor herramienta para combatir la transfobia. 鈥淩esulta primordial si queremos construir sociedades igualitarias en las que la convivencia sea un valor que nos ayude a crecer y no que nos separe. Para ello, es necesario que las instituciones garanticen el derecho al alumnado a saber y a conocer la diversidad del mundo que le rodea鈥. Sus programas educativos tienen como objetivos informar sobre la diversidad afectivo-sexual, familiar y de g茅nero y prevenir situaciones de conflicto y acoso en las aulas derivadas de la orientaci贸n sexual o la  identidad y/o expresi贸n de g茅nero del alumnado.

Este colectivo incluye algunos ejemplos como el Diccionario de la Diversidad; propuesta de 27 ideas, una por cada letra del abecedario en espa帽ol, para trabajar la diversidad en los centros educativos; Libros contra el odio, campa帽a para la creaci贸n de un fondo bibliogr谩fico con libros LGTBIQ+ en cada centro de primaria y secundaria; y la p谩gina web STOP acoso escolar LGTBI con recursos educativos para combatir la LGTBIfobia en las aulas.

Su importancia tambi茅n queda reflejada en sus llamamientos a la defensa de la diversidad

 

Para combatir la transfobia en la juventud, hay multitud de gu铆as, en algunos casos tambi茅n dirigidas a los agentes educativos. As铆 la ha desarrollado asociaci贸n ALDARTE-Centro de Atenci贸n a Gays, Lesbianas y Transexuales. En este documento se explican algunos principios b谩sicos que siguen siendo necesarios como qu茅 es la transexualidad femenina y la masculina o c贸mo es el proceso transexualizador. Tambi茅n detalla que la transexualidad no es ninguna enfermedad mental y que es importante dirigirse a las personas trans con el g茅nero con el que se identifican. Incluye tambi茅n informaci贸n sobre hormonaci贸n y operaciones para la transexualizaci贸n.

En este recorrido, tambi茅n conviene destacar que hay decenas de gabinetes de abogac铆a especializados en igualdad y diversidad sexual y de g茅nero. Lambda legal es uno de ellos y, adem谩s de la asesor铆a, tambi茅n publica gu铆as de preguntas y respuestas sobre j贸venes trans y que no se rigen por estereotipos de g茅nero.

Adem谩s de numerosos consejos y recomendaciones para protegerse de la transfobia, publica tambi茅n una gu铆a de derechos para la modificaci贸n y actualizaci贸n de expedientes acad茅micos de j贸venes trans. La transici贸n administrativa, como la f铆sica, sigue sin ser f谩cil en Espa帽a y en otros lugares del mundo, por lo que conviene acercarse a este tipo de gabinetes especializados para que la orientaci贸n sea efectiva, respetuosa y sin aristas.

Estos testimonios, estudios, datos y documentaci贸n son solo una peque帽a muestra del camino que queda por delante. No hay informe exhaustivo que no dirija hacia la educaci贸n sus conclusiones sobre la principal lucha contra la transfobia. Sin el respeto a la diversidad asumido desde muy temprana edad, no hay generaciones educadas para el respeto a la libertades LGTBI+. Y sin ello, los avances seguir谩n siendo lentos y torpes.